Soy licenciada… ¿Y ahora qué?


Al empezar la universidad estamos llenos de curiosidad por esta nueva etapa que empezamos, soñamos con lo que nos depara después, con dónde llegaremos en el futuro. Cuando el final se aproxima empezamos a pensar en qué hacer después sin realmente darnos cuenta de lo que viene o lo que significa cerrar este capítulo. Para todos los que habéis terminado la carrera hace poco seguramente me entenderéis, y para los que estáis estudiando actualmente, quizás os sirva mi experiencia hasta ahora.

Acabé la carrera hace un año y durante el último curso no dejé de dar vueltas a qué haría después, qué opciones tenía, pero lo que tenía claro era que necesitaba un descanso de los libros. Al acabar la carrera te vas a tu casa con tu diploma (una copia compulsada) y tu incertidumbre. Al día siguiente te levantas sin tener que volver a clase y te das cuenta de que todo ha cambiado y ahora te toca labrar tu camino. Tenía claro que quería empezar a trabajar, con suerte en una agencia de traducción, para poder aprender y coger experiencia, pero la situación económica no estaba muy boyante por lo que decidí intentar trabajar por mi cuenta.

Encontrar trabajo al poco tiempo de acabar la carrera no es fácil para nadie, pero intentar trabajar por tu cuenta es aún más complicado. La carrera de traducción no es como otras de las que podemos tener una ligera idea de qué camino siguen. La traducción es una profesión poco conocida y con un abanico de posibilidades bastante amplio en lo profesional, la función del mercado  no es de conocimiento popular y todo esto hace que te sientas perdida/o. En mi caso, yo estaba abierta a trabajar en cualquier tipo de proyecto, quería aprender y coger esa experiencia pero para poder trabajar por tu cuenta hacen falta clientes. Llegados a este punto tienes que buscar clientes por tus propios medios y no es fácil, y a lo largo de esa búsqueda surgen muchas otras dudas e intervienen varios factores importantes. Voy a intentar enumerar algunos puntos que me parecen importantes abarcar sobre lo que he aprendido hasta ahora.

Tarifas y fiscalidad

En la universidad no hay una asignatura que trate estos temas, como mucho habrá algún profesor que por decisión propia os proporcione cierta información sobre ello, pero siempre muy escasa. Por lo tanto, hay que investigar, informarse sobre cómo están las tarifas y cómo funciona. Hay tarifas para traducción, para transcripciones, para interpretación, y todas ellas varían.

Traducción escrita: Varían según si son textos generales o especializados; por palabra o por documento según el volumen de trabajo; empezarás a descubrir que hay descuentos por palabra repetida al usar programas de traducción asistida;  y de si es una agencia o un autónomo (las agencias suelen cobrar más por palabra y pueden tener unos mínimos obligatorios).

Interpretación y transcripciones: Por hora, y en el caso de las transcripciones se puede pedir un plus en caso de que el documento de audio esté dañado o la calidad de sonido sea muy mala.

¿Cómo calcular la tarifa a establecer? Puedes tomar como referencia las tarifas que encuentres en páginas web de agencias así como de traductores autónomos con los que hables, hay mucha gente con experiencia dispuesta a ayudarte, y también según los gastos que te suponga anualmente. Aquí entra el tema de la fiscalidad y otras cuestiones. Si decides trabajar por tu cuenta te tienes que plantear si darte de alta como autónomo o no. En mi caso no lo he hecho porque no tengo una cartera de clientes, ni un volumen de trabajo, con los que cubra el gasto. Esto disminuye las oportunidades de conseguir trabajos porque muchos requerirán que puedas facturar, por lo tanto, está en tu mano qué hacer. Otro contratiempo puede ser el uso de programas de traducción asistida, son muy caros y la mayoría te pedirá que uses al menos uno, aquí hay que tener en cuenta de nuevo si en cierto periodo de tiempo te cubrirá el gasto o si no te supone un problema realizar esa inversión independientemente de cuándo lo recuperes.

Os encontraréis con gente que quiere pagar cantidades inhumanas que casi te ofenden como profesional, rebajar las tarifas por ser novel o por la situación económica es una decisión personal, pero aconsejo que si lo hacéis se a un nivel competitivo. Si las bajáis demasiado os estaréis devaluando como profesionales y aquellos que os contraten os darán el mismo valor, esto puede desembocar en problemas de pago incluso. Es preferible trabajar gratuitamente con ONGs u otras.

Recursos para conseguir clientes

Nos encontramos en el punto en el que necesitamos clientes para poder arrancar y conseguir con el tiempo una cierta estabilidad que nos de alas para invertir más en nuestro trabajo o arriesgar más para mejorar. Es importantísimo relacionarse con colegas de profesión, puedes aprender mucho de ellos y quién sabe, quizás conseguir algún trabajo a través de alguno de ellos, así como la autopromoción.

Tenemos un montón de recursos al alcance de nuestra mano que seguramente no imaginábamos que podríamos utilizar como herramienta de trabajo y otras en las que quizás no habéis pensado aún.

Registrarse en páginas de traductores como Proz.com, entre otras, es importante y muy útil, en ellas tienes acceso a ofertas de trabajo de empresas o particulares que acuden ahí expresamente para contratar nuestros servicios. Otras páginas o redes sociales importantes para darnos a conocer son Facebook, LinkedIn y Twitter, utilizadlos con fines estrictamente profesionales, relacionaos con otros traductores y agencias, son vuestra ventana al mundo profesional que, en nuestro caso, se esconde detrás del ordenador la mayoría de veces. Otra opción que quizás sí os habrán dado en la universidad es crear una página web, hoy en día no resulta caro comprar un dominio pero para los que no están seguros de ello pueden optar por crear un blog.

Política de trabajo

Conseguir clientes es complicado pero hay que mantenerlos para que ellos, a su vez, te puedan proporcionar más trabajo e incluso nuevos clientes. El boca a boca es la herramienta más antigua y más efectiva para darse a conocer. Sed puntuales, sed profesionales y sed buenos. Todos podemos cometer errores y eso lo sabemos todos pero si mostráis compromiso, profesionalidad y sobre todo intentáis satisfacer las necesidades de vuestros clientes os irá bien.

Tengo pensado hacer un máster en cuanto pueda, y a veces el no haberlo hecho te hace sentir poco preparado porque hay que reconocer que con la carrera no es suficiente, hay que especializarse pero aún así quería hacer un último apunte. Si estáis buscando trabajo, habrá casos en los que os pidan campos de especialidad, habrá ofertas de proyectos sobre temas concretos que os preguntaréis si sois capaces de realizar. Sed valientes y no os pongáis los límites muy bajos, pero siempre siendo conscientes de que podéis hacerlo, no le tengáis miedo y así es como aprenderéis.

Espero que mi experiencia hasta ahora y a partir de ahora sirva a alguien que, como yo hace un año, tenía todas estas dudas y se sienta de la misma forma.

Advertisements

25 thoughts on “Soy licenciada… ¿Y ahora qué?

  1. Felicidades por la entrada, me ha parecido muy interesante ya que yo también he acabado de estudiar hace más bien poco.

    Por cierto, tenía pensado escribir una entrada prácticamente igual en mi blog… Ahora, cuando la haga, se van a pensar que te he plagiado :P. Intentaré darle otro punto de vista, a ver si mi experiencia, aunque menor, puede ayudar también.

    Por último, bajo mi punto de vista, creo que falta comentar un punto clave: a pesar de no tener una cartera de clientes, ¿cómo te está yendo? ¿Cada cuánto te sale trabajo? ¿Crees que en poco tiempo te podrás dar de alta como autónoma?
    Espero que estas preguntas no te molesten, sé que son más bien “cotillas”…

    • Hola Ana:
      Muchas gracias. Puedes escribir la entrada sin ningún problema, cada uno tiene su propia experiencia y aunque sea similar, no está nada mal ver que hay más gente que la comparte. Se puede arrojar más o menos luz al tema pero una experiencia siempre es valiosa y para el que se encuentra con ellas le sirven de aprendizaje o al menos de advertencia.

      Bueno, en cuanto a tu pregunta, no me molesta que me le hagas. No he incluido ese punto en el blog porque no me parecía oportuno entrar en tanto detalle, creo que mi CV habla por sí solo. Pero tu curiosidad es normal, yo también la tenía y en respuesta a ella, empecé con mi primer proyecto en febrero de este año a pesar de que acabé en junio del año pasado. Dentro de lo que cabe es un margen de tiempo normal para encontrar trabajo de lo tuyo y más en la situación económica en la que nos encontramos.Luego hice el de Twestival semanas más tarde. Me contactaron unos meses más tarde desde México y mantengo una relación laboral con este contacto que me ofrece trabajo cada vez que le llega algo al español ya que él suele trabajar al inglés. El goteo de trabajo es muy lento aún, como he comentado en la entrada no dispongo de herramientas de traducción asistida por su elevado precio, a mí si me supone un gasto hasta ahora innecesario, no me puedo dar de alta ahora porque el volumen de trabajo que tengo es tan lento que no lo podría cubrir cada mes, de hecho hace 3 meses que no me entra nada. El hecho de no disponer de herramientas de traducción asistida supone una pérdida de muchas ofertas de trabajo, así como la falta de especialización, pero no hay que abrumarse por ello, todo es empezar. El ser autónomo creo que puede ser el menor de los problemas, hoy en día hay mucha gente que acepta el hecho de que no puedas facturar al principio y si la relación se establece y hay una fluidez de trabajo te da la oportunidad de hacerlo en un tiempo.
      Sigo buscando trabajo en agencias y en empresas, no me ciño sólo a trabajar por mi cuenta, y actualmente estoy esperando una llamada de una empresa de Canadá para tester lingüístico. Mandé el currículo hace dos meses y hace dos semanas me mandaron una prueba, y ahora estoy esperando a la entrevista telefónica. Hay que seguir probando y seguir cogiendo experiencia de la manera que se pueda y cuando los tiempos mejoren un poco haré un máster. Obviamente hay gente que tiene suerte y encuentra trabajo pronto, una amiga hizo el MTAV también en la Autónoma y a los dos meses estaba trabajando en La Sexta, eso va como va.
      Espero que esto responda a tu pregunta y si tienes más preguntas no dudes en hacérmelas.

  2. ¡Muchas gracias por explicarlo con tanto detalle!

    Conozco varias personas que están como yo, aún sin nada, y hay quien se desespera al ver que pasan los meses y que no les sale trabajo. Creo que conocer tu experiencia nos ayudará todos los que somos más novatillos.

    • Te aseguro que yo me desespero mucho. Hay días en los que no sé por qué camino tirar pero el día menos pensado te mandan un trabajo, aunque sea pequeño o no remunerado y te da ánimos. O por ejemplo el hecho de que tú hoy te hayas interesado por leer esta entrada y te hayas tomado el tiempo de contestar ayuda a que siga interesada en continuar escribiendo y en buscar nuevas metas y formas de conseguirlas. A veces te deprimes pero de la manera más curiosa aparece una luz. Te diré más, en junio contraté unos servicios para celebrar mi cumpleaños y hablando con la persona en cuestión salió el tema de que yo era traductora y me pidió las tarifas porque más adelante necesitaría esos servicios. Mi situación no es de lo mejor pero hoy puedo decir que al menos he hecho algunos trabajos, cosa que hace unos meses estaba muy frustrada porque estaba como tú y hay que pensar que se debe a la maldita crisis porque créeme que he buscado hasta de recepcionista con inglés y nada. Me alegra que te haya ayudado :-D.

  3. Lo peor de empezar la carrera es no saber lo que harás después. Obviamente, es difícil saber a qué te quieres dedicar concretamente con tan sólo 18 años, pero es que la culpa no siempre es únicamente del estudiante.

    Cuando empiezas a estudiar T&I suele ser porque anteriormente se te han dado bien los idiomas y te gustan. Incluso ya empiezas a ver películas y series subtituladas pensando opciones diferentes de traducción. Te dices: “perfecto, voy a ser traductor”. Algunas asignaturas te gustarán más y otras menos; fácilmente te podrás decantar por la traducción o la interpretación y una vez ahí, elegir la disciplina que más te guste. Empiezas a pensar que estás a punto de licenciarte y además te estás especializando en un tema que te apasiona. Un lujo. Mientras los amigos se tiran meses y meses estudiando tú vas a clase y te ponen películas y documentales. Y además puedes salir los jueves. Un chollo.

    Llega entonces el último junio (o septiembre) y ya estás pensando en los sitios a los que mandar currículums. De hecho, si no te cogen nada más acabar no pasa nada porque unos meses sabáticos tampoco vendrán mal, eres “Lisensiado” y llevas años y años estudiando, toca descansar un poco. Habrá quien ni siquiera abra tus e-mails antes de borrarlos (bendito acuse de recibo) y te darás cuenta de que tener una Licenciatura y talento no basta, tienes que hacer algo más.

    Aquí termina la historia de cualquier estudiante medio. Puede que tengas enchufe y te coloques enseguida, puede que te hayas confundido de vocación y termines en Zara (igual de digno pero no para lo que te has formado). La clave está en cómo enfocar ahora tu futuro: te darás cuenta de que así no puedes hacer (casi) nada y que debes seguir formándote. Lo más lógico es elegir un Máster que te proporcione cierto dominio de una disciplina que te guste. Mientras tanto, como bien dices, puedes leer e ir aprendiendo, escribir un buen blog, entrar en Twitter y seguir a quienes han triunfado o tienen pinta de que lo harán, etc.

    Mi consejo es que si realmente te gusta la traducción, crees que tienes talento y la suficiente capacidad de sacrificio, sigue intentándolo. De momento vas por el buen camino, en vez de quejarte de lo mal que está el mundo has optado por escribir sobre tu futuro y el de otra mucha gente. No creo que hayas perdido nada, el simple hecho de reflexionar sobre ello ya te indica que estás en el camino correcto. Es más, si has llegado hasta aquí y te has tragado todo mi rollo es que tanto tu blog como tu futuro realmente te importan. Seguro que alguna compañera tuya ahora mismo está vagueando o en la siesta; de momento ya le has cogido ventaja.

    ¿Y ahora qué? Lee, ve y aprende.

    • Hola Ander:
      ¡Gracias de nuevo por tomarte el tiempo de leer mi blog y de contestar!

      Tienes razón, lo ideal es tener claro a qué se va a dedicar uno al empezar la carrera. En mi caso, y como cuento en la sección About me, yo iba para periodista, era mi vocación o eso creía (digo eso creía porque yo quería ser corresponsal en el extranjero o trabajar en radio y con el tiempo me he dado cuenta de que soy demasiado tímida para eso), pero no me llegó la nota y tenía como segunda opción traducción.
      Empecé a estudiar inglés con 6 años y siempre me ha gustado, además como tú dices también me he visto cuestionando la traducción de una palabra o una frase de una película, y ahora más desde que soy traductora.
      Soy consciente de que sin un Máster o un posgrado estás muy limitado y las oportunidades de establecerte como traductor son mucho menores, todo aquel que haga la carrera lo verá. Pero tal y cómo está la situación hay que pensárselo dos veces antes de desembolsar tal cantidad así que de mientras pensé que probaría suerte encontrando trabajo, aprendiendo e informándome de cómo funciona este mundo. Es más, aún después de acabar la carrera creo que no somos conscientes de todas las posibilidades que realmente tenemos como profesionales, no sabes hasta dónde te dejarán llegar sin estar especializado. En realidad, encontrarme con el blog de Pablo mientras intentaba buscar fuentes de las que nutrirme y leer su experiencia me animó a intentarlo yo también. Creía que no podía sin estar especializada en ese ámbito pero me animó leer su historia.
      Durante todo este año he tenido tiempo de aprender lo que estoy compartiendo, de reflexionar sobre todo ello, de pensar qué camino seguir y de qué formas puedo avanzar en ese camino, sé que es lento y es frustrante a menudo, pero cuando miro atrás veo que he avanzado algunos pasos desde que empecé y hay que valorarlo. Obviamente no me voy a poner pesimista en mi blog, mi intención no es desmoralizar a nadie si no compartir mi experiencia, la realidad con la que muchos otros se pueden encontrar y hacerles ver que aunque parezca casi imposible llegará el día en que des tu primer paso y también el segundo, y aunque sea lento lo importante es que avances y sobre todo que se aprenda con cada día que pasa.

      Es reconfortante leer blogs de otros traductores, ver que hay gente que ha pasado por lo mismo y que con el tiempo les ha ido bien, aprender nuevas cosas y también ver que poco a poco te puedes hacer un hueco y que otras personas como tú o Ana se interesan.

      Os agradezco los comentarios y que me deis vuestras opiniones, aprendo de todas ellas y alimentan mis reflexiones.

  4. Hola Verónica:

    Ya he visto que has cambiado la plantilla del blog, ahora está mucho mejor 🙂

    Me ha gustado mucho esta entrada y estoy seguro de que le gustará a muchos más, porque todos hemos pasado por la etapa “¿y ahora qué hago con mi vida después de licenciarme?” Yo creo que una buena opción al principio es salir al extranjero aunque sea lo que menos nos gustaría hacer a algunos antes que establecerte como autónomo, que para eso ya habrá tiempo (a mí me ha tocado ahora). Por supuesto, hablar es fácil y eso también me costaría a mí, pero digamos que es una “inversión a largo plazo”.

    • Hola Pablo:

      ¡Muchísimas gracias por pasarte y dejar un comentario, y sobre todo por compartirlo! Me haces un gran favor. A mí también me gusta más ahora, es más limpio y más amplio y también más bonito con las fotos en grande.
      Creo que por esa misma razón es por la que la escribí, en realidad es el motivo por el cual hice este blog. Para poder compartir mis experiencias a lo largo de este camino y cosas que vea que pueden interesar.

      En cuanto a lo de salir al extranjero, yo firmaba ya. Siempre he querido salir fuera una buena temporada, aunque no es fácil. Ya sabes que estoy esperando a la llamada de Canadá y también sigo mandando currículos allá donde veo que hay una oportunidad, hasta me he informado sobre becas para estudiar un máster en el extranjero o ir de lector de español a un colegio de otro país. Quién saber cuándo me llegará una oportunidad, pero mientras tanto, me sigo moviendo y buscando formas de salir a flote aprendiendo de los demás y dándole vueltas y más vueltas al coco.

      ¡Estoy convencida de que te irá bien en tu nueva etapa Pablo!

  5. Hola Verónica: Llevo más de treinta años en el mundo de la traducción. Es es una profesión de altibajos. Siempre se está un poco de los nervios, bien sea por la escasez de trabajo, bien sea porque vamos de bólido para cumplir con los plazos de múltiples trabajos a la vez. Siempre se sale adelante. Aunque, eso sí, nos lo tenemos que currar día a día.

    Es cierto que las herramientas de traducción asistida son caras para los traductores noveles. Pero, no es menos cierto que, en el ámbito de la traducción, también existen muchos recursos gratuitos o casi gratuitos.

    En mi página web, sempiternamente en construcción he publicado un recuadro temporal de enlaces de traducción asistida por ordenador. Tiene una estructura jerárquica piramidal y, si váis bajando por la jerarquía de carpetas, llegaréis a los enlaces de varias herramientas de traducción gratuitas, tanto centralizadas, como independientes. Espero que os sirva. El acceso al recuadro de recursos caducará automáticamente el 21/09/2010, porqué habitualmente forma parte de mis cursos de pago. Cualquier sugerencia es bienvenida a info(at)transervice.tk.

    • Hola Pablo:

      Muchas gracias por tu comentario y por compartir tus conocimientos. No tenía conocimiento de las herramientas gratuitas, te agradezco enormemente que las compartas con nosotros. Les voy a echar un vistazo ahora mismo.

      • De nada. Te sugiero pruebes OmegaT y Across Personal Edition (este último es un entorno de traducción integrado, completamente gratuito para traductores freelance).

        • Gracias por la sugerencia.
          A lo que me refería en el blog es que normalmente requieren que uses TRADOS o Wordfast o deja vú, etc. Nadie te pide que uses otros programas, conocidos o no, gratuitos o no. Ese es el problema, cuando no exigen el uso de un programa de traducción asistida es que realmente no les importa si no usas ninguna.

  6. Hola Eva, hay un montonazo de herramientas gratuitas, en la univesidad siguen empeñados en lo de “en el mercado exigen tal” cuando eso es una pura mentira. Personalente utilizo OmegaT (www.omegat.org) desde hace 4 años gracias a un cliente (editor técnico) que me recomendó utilizarlo y funciona de maravilla, al igual que OpenOffice y otros programas que suplen y mejoran el sofware propietario.

    Mucho ánimo

    • Hola José Luis:
      Gracias por pasarte y por corroborar lo que Pablo Bouvier decía. Bueno en la universidad, personalmente, no profundizaron mucho en lo que son las herramientas de este tipo pero en las ofertas con las que me encuentro muchos especifican el software que quieren que uses, y esos suelen ser los más habituales. Si bien es cierto, he leído que muchos profesionales se han dedicado años a la traducción sin utilizar una sola herramienta hasta día de hoy, tengo en cuenta tu comentario y el de Pablo y lo pondré en práctica.
      ¡Muchas gracias!

  7. Quieren un tipo de software porque como nos pasa a todos cuando aprendemos a utilizar una cosa nos cuesta cambiar los hábitos, pero ahí está el software libre, con extensiones universales como TMX para las memorias de traducción que cualquier programillla de TAO puede leer. Si se lo presentas así a la empresa (labor pedagógica con el cliente) no tendrás problemas, lo malo es encontrarte con comerciales que trabajan en agencias o empresas y que no tienen ni idea de lo que es la traducción (ni falta que les hace) pero como son los que pagan… como uno que me dijo que tenía que ponerle tilde a la i de Luis porque word se lo señalaba en rojo… 🙂

    • Espero que le dijeras que su corrector necesita un desengrasado como mínimo jaja. Estoy segura de que muchos de los “Project Managers” son comerciales con “jeta” y mucha labia más que traductores, pero bueno. Pues está bien saberlo, siempre lo he tenido en mente pero pensé que quizás habría algún problema. Muchas gracias por compartirlo y espero que aquellos que lean la entrada también lean los comentarios y se enteren. Y si no ya lo comentaremos más adelante.

  8. Hola Verónica. Me ha encantado tu post, sobre todo por el enfoque que le has dado: realista y positivo a la vez.
    Al igual que muchos de los que han comentado, yo también acabo de terminar la carrera y de momento ya tengo un pie al otro lado de los pirineos. Me voy como auxiliar y espero poder aprovechar el tiempo libre para poder irme introduciendo poco a poco en el mundo de la traducción.
    Me ha gustado mucho que comentases lo del máster: es verdad que te sientes un poco desamparado sin una especialización, sin embargo, creo que lo más sensato es tener un primer contacto con la realidad laborar para poder decidir con mejor criterio en que área hemos de invertir nuestro tiempo, nuestro dinero y nuestro futuro.
    Finalmente, no puedo si no felicitarte por compartir con todos nosotros tus experiencias y tus ganas por labrarte un futuro dentro de este magnífico mundillo.
    Un fuerte saludo y muchos ánimos…que como dice Pablo, al final los puntos se acaban uniendo.

    • Hola Walter:
      Muchas gracias por tu comentario. Me alegra que te haya gustado y sobre todo ver que ha cumplido su objetivo. Estoy de acuerdo en cuanto a lo que dices de tomar contacto con la realidad laboral, es una de las razones por las que quería empezar a trabajar y tomarme un descanso de estudiar. Necesitaba un cambio y sentirme útil después del esfuerzo realizado. También se aprende muchísimo así.
      Te deseo mucha suerte en tu viaje y animo a todo el mundo a aventurarse a trabajar más allá de nuestras fronteras, esa experiencia , como ya he dicho en entradas anteriores, es muy gratificante y se aprende muchísimo.

      Espero verte por aquí de vez en cuando, como a los demás.

  9. Felicidades por tu blog, Verónica, acabo de descubrirlo y ya me he suscrito. Me ha parecido una entrada muy motivadora, ya que yo también acabo de terminar hace poco la carrera y, como bien dice Pablo, es ese momento en el que “no sabes qué hacer con tu vida” o cómo empezar en el mundo de la traducción. Me ha gustado mucho que compartas tu experiencia porque puede servirnos de orientación a los demás. ¡Suerte y ánimo en este nuevo proyecto!

    • Hola Marta:
      Muchísimas gracias por leerlo y comentarlo. No sabes la ilusión que me hace que te hayas suscrito! Y me alegra de verdad que la entrada haya cumplido su objetivo y realmente sirva de algo.
      No pretendo dar lecciones de nada en absoluto solo que me acompañéis en mi camino y compartir lo que voy aprendiendo y si puede servir como una pequeña luz a alguien pues me hará muy feliz, porque todas las personas con las que me he ido encontrado, en trabajos o blogs, han sido mis pequeñas luces que han iluminado mi camino cuando estaba muy oscuro y no sabía cómo seguir, o como empezar mejor dicho.

  10. Hola, Verónica:

    Ya que hablas de cómo establecer las tarifas, te recomiendo CalPro, una herramienta que está disponible gratuitamente para su descarga desde el sitio web de Asetrad (www.asetrad.org).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s