Grandes esperanzas


¿Por dónde empezar…? Aquí estoy, esperando en el aeropuerto de Frankfurt para volver a casa después de 4 meses y medio, y he sentido que tenía un rato para reflexionar sobre este tiempo atrás.

Han pasado muchos meses desde la última vez que creé la última entrada, y desde entonces todo ha sido una sucesión de cambios y experiencias muy significativos e importantes. Me fui de vacaciones de navidad a Nueva York, con la incertidumbre y la expectación de esperar una respuesta de una empresa muy importante. Esas navidades fueron muy generosas, y el mejor regalo que recibí fue una entrevista presencial en esta empresa.

Curiosamente, hice escala en Frankfurt al volver de Nueva York, y bromeaba con mis padres sobre la idea de tener que volver en breve si me llamaban. Dos semanas más tardes me hallaba allí de nuevo, con una oportunidad en una mano y un montón de esperanza en la otra.

Hice la entrevista y tuve que esperar 3 semanas hasta recibir una respuesta: el trabajo era mío. En cosa de 3 semanas tuve que organizar todo y mudarme a Frankfurt. Menudo cambio, la primera vez que me iba de casa y a trabajar a otro país. Lo mejor: la sensación de triunfo por haber encontrado trabajo en una empresa como esta. Lo peor: la sensación amarga de tener que irme porque no tengo otra opción, no por gusto.

Lo más importante ya lo había conseguido, pero nadie me contó lo que podía venir después. Más o menos todos tenemos en cuenta los problemas que pueden surgir, tenemos miedo debido al desconocimiento de cómo funcionan muchas cosas en este otro país, etc. Pero nunca me imaginé que me encontraría ante semejante pesadilla…

Encontrar piso en Frankfurt no es difícil, es horrible, pero si a eso le sumamos el hecho de que cuando encuentras un piso y firmas el contrato te enteras de que hay “irregularidades” con el contrato y que tus caseros están pasando por una separación…apaga y vámonos. Aunque la cosa no queda ahí…sumémosle también el gran privilegio de que te desmonten, literalmente, medio piso por obras durante 2 meses (cocina, baño, ventanas…). Tenemos la receta perfecta para un desastre total. He tenido que pelearme con esta gentuza durante 3 meses, sufrir las penurias de vivir en una zona digna de un país tercermundista, y encima perseguir a estos mafiosos para que me paguen lo que es mío.

Sí, he tenido la peor suerte del mundo. Aún así, tenía que ir todos los días al trabajo y aún dar gracias de que seguía siendo afortunada por tener trabajo.

Realmente esas han sido las razones por las cuales no he estado en la blogosfera. Necesitaba establecerme aquí, en Frankfurt, y solucionar todos estos problemas surrealistas antes de poder sentarme y escribir.

Pesadillas aparte…estoy muy contenta en el trabajo. Está siendo una experiencia muy buena a todos los niveles, incluido ese pequeño infierno que he vivido. Me está haciendo crecer como persona y como profesional. Todo lo que estoy aprendiendo es de gran valor y sé que me va a servir de mucho en el futuro, o al menos de mucho más que si no estuviera haciendo nada absolutamente ( y ahorrándome unos eurillos que costaría un máster).

Creo que esto es todo por el momento, simplemente una entrada de reflexión sobre todo lo que ha ocurrido en los últimos meses. Espero preparar nuevas entradas con contenido de más interés de ahora en adelante con todo lo que estoy aprendiendo. Ahora puedo decir: soy tester de videojuegos, mañana…ya veremos. 

Hasta entonces, seguid persiguiendo vuestros sueños, es lo único que nadie os puede quitar.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s