¡Feliz día del traductor!

Buenos días a todos y ¡feliz día del traductor!

Es agradable, en parte, tener un patrón como cualquier otra profesión. Un día dedicado a reconocer y celebrar nuestra labor que es muchísimo mayor y más importante de lo que la gente se cree. Continue reading

Advertisements

Productividad: listas de tareas y autogestión

¡Hola a todos!

Vuelvo por aquí después de unos meses para hablar de algo que es muy simple pero que tiene una repercusión muy positiva en tu productividad.

Durante los últimos 10 meses he aprendido muchísimo sobre la gestión de proyectos y este aprendizaje me ha aportado unos conocimientos que considero muy valiosos para cualquier trabajo, incluso para mi vida privada.

La buena organización es una característica muy útil que no siempre es nata, a veces hay que aprenderla y aun así siempre habrá personas a las que no se les dé bien. Saber organizarse, gestionar proyectos o tareas suele depender del volumen de trabajo, fechas de entrega pero también de su importancia y, a veces, saber priorizar es un reto. Continue reading

Todo esfuerzo tiene su fruto

¡Muy buenas a todos!

Ya hace dos meses desde mi última entrada, desde que me mudé de nuevo a Barcelona. El tiempo pasa volando y prueba de ello es que me parece mentira que haya pasado casi tres años en Alemania. Estoy en el mismo lugar del que me fui hace tres años y me parece como si esa ausencia hubiera sido un sueño, pero no.

En realidad, hoy quería venir a daros un mensaje de esperanza y muy positivo.  Continue reading

Adaptaciones: Aciertos, errores y opiniones varias.

Hola a todos:

Hoy os traigo una entrada completita. Hace unos días recibí por correo electrónico una infografía sobre traducciones y adaptaciones de contenido audiovisual en español. Todos hemos visto películas cuyo título nos ha dejado fríos o todo lo contrario; o la traducción de nombres de personajes o lugares unas veces más acertadas que otras. Continue reading

Reflexiones de domingo

Aquí me hallo, en casa, en pijama, con una estampa muy invernal al mirar por la ventana y una temperatura de unos -3º C pensando en que tengo que limpiar, pero no me puedo despegar de mi silla ni del teclado.

Ojeando mi cuenta de Twitter “de trabajo”, que tengo bastante abandonada (mea culpa), estos días me han surgido dudas y pensamientos que me han hecho reflexionar sobre mi futuro como traductora.

A día de hoy tengo otro trabajo, que está relacionado con la localización, y que me ha hecho dejar apartada la traducción, no en su totalidad, pero en gran medida y por consiguiente, mi “imagen” 2.0, virtual, como queráis llamarla. Me pasé 2 años intentando construir esa imagen o esa identidad en la red para poder iniciar mi carrera profesional y siento que ahora se ha desvanecido. Afortunadamente, no así la gente a la que he conocido en todo este tiempo, y lo que he vivido, por lo que creo que sigo presente en cierto modo pero no para aquellos que aún no me conocen.

Empecé a crear mi página web, y me quedé a medias, sin tiempo real para poder dedicarme a ello, y en el fondo, ya sin un motivo que me empujara a ello porque no puedo dedicarle tanto tiempo a la traducción como antes. Así que, no he renovado el contrato de alojamiento web, tengo el blog abandonado y no me dedico a seguir cultivando mi imagen profesional en internet. ¿Qué mal no? Por eso me surgen ahora todas estas dudas sobre qué hacer con ello ahora, ¿será demasiado tarde en el futuro si vuelvo a dedicarle más tiempo? ¿hasta qué punto hace falta volcarse en publicar a todas horas cosas relacionadas con tu profesión, promocionarte, etc? Nuestro trabajo, y por ende, nuestra reputación es la mayor herramienta de promoción, pero, ¿qué porcentaje ocupa la presencia en la red?

Ayer me topé con un vídeo en Youtube, de una conferencia sobre redes sociales y su uso para fines profesionales, hay algunas opiniones interesantes con las que estoy particularmente de acuerdo. Os pongo el enlace a continuación. Y vosotros, ¿qué opináis?