Vuelta del verano: Las mieles y los sinsabores del pluriempleo

Ya podéis dejar de preguntaros: “¿Dónde está Verónica?“, ¡si es que os lo preguntabais! Después de un verano movidito, y no por las vacaciones que me he pegado (todavía no disfruto de dicho privilegio), vuelvo a la carga.

Algunos sabéis que he estado trabajando en un hotel de cuatro estrellas, para los que no lo sabíais os acabo de informar. No es un trabajo que estuviera buscando precisamente pero cuando no existe una previsión de trabajo es difícil negarse cuando aparece una oportunidad. Lo bueno de hablar idiomas es que, si hay ganas de trabajar y aprender y alguien que te de la oportunidad, se pueden encontrar muchas salidas. Gracias a haber trabajado temporalmente en un hotel de la zona las pasadas navidades, en julio me llamaron de un hotel de la cadena para ocupar un puesto de recepcionista. Me entrevistaron un viernes por la mañana y esa misma tarde me dieron el trabajo para empezar el martes. Ojalá todo fuera así de fácil y rápido, ¿verdad? Continue reading